palabras vanas

impublicable.

Hay canciones que están impregnadas de personas. Las puedes oler mientras las escuchas.

“Hay amores que, aunque son, jamás podrán ser.”

trophywivesclub:

Gustave Moreau - Study for Lady Macbeth (1851)
Brian De Palma - Carrie (1976)

(via beautilation)

No permitas que el sol se ponga sobre tu enojo

Cuando había una discusión, nunca se iban a dormir sin antes resolverla y reconciliarse. Aquella práctica fue una máxima para ellos durante años y eran felices. 

Una noche, eso no sucedió y el amanecer nunca llegó. Cada uno se fue a su cama sin perdonar al otro. En ese momento, la noche pareció hacerse eterna y ambos cayeron en una pesadilla que parecía no tener fin. Todo se había cubierto de niebla. 

Pasó el tiempo y ambos, desde la profundidad de su sueño de dolor, recordaban con nostalgia aquellos días donde siempre había un amanecer tibio y con una paz que llenaba el alma. Y se dieron cuenta que estaban en una noche larga, pero que tal vez no era eterna. 

Desde allí, esperaron que pasen los días, las horas, que pase la noche, porque en su corazón sentían que pronto iba a entrar, otra vez,  la luz por esa ventana. 

Que amanezca pronto. 

“Yo te espero porque juntos, brillamos.”

Juntos somos más fuertes. ¿Qué esperas para dar la vuelta y volver?

Espera serena.

Luego de lavarse la cara antes de ir a dormir, se dio cuenta que había aceptado vivir en la serenidad de la espera. Tenía la esperanza que, en algún momento, las historias de sus vidas se volvieran a encontrar para siempre. Esa noche tomó la decisión de dejar de buscar y comenzó a aceptar todo lo que la vida le pusiera en el camino, hasta que ese día llegara, no importa cuándo.

Traté de coger con mis manos el fuego de la llama de una vela.
Lo logré, pero estuvo solo un segundo entre mis dedos porque su calor la liberó de mi prisión necesitada.

“Hoy me visto de negro.
Me visto de fado.”

Y caer dormido en un jardín de floripondios.